Debemos medir y testar los resultados (IX mandamiento), ya que si no medimos los resultados de cada herramienta lo más específicamente posible, tal vez acabamos derrochando mucho dinero. Existen varios mecanismos simples y efectivos de seguimiento que le ayudarán a identificar qué actividades funcionan y cuales debemos abandonar.

Si hay que poner pequeñas claves de seguimiento, se puede hacer un rastreo de los resultados en los diferentes medios, con el analitycs, etc ... Si son anuncios, ofrezca un descuento si el cliente menciona donde lo escuchó o vio, si es mediante la red que quede identificado el origen, etc ... Pregunte a la clientela donde los conoció. Recurra a concursos o encuestas para saber qué medios escogen los clientes para informarse o divertirse, y así los podrá incorporar en su plan de publicidad y RRPP

 IX de X

 

El décimo y último mandato es el de siempre ... sea flexible.

Un buen plan de marketing puede empezar con publicidad en el periódico local o bien con el envío de mails o inserción de banners (aún se hace?) o con una buena estrategia de Inbound Marketing. De todos modos, si no logramos los objetivos o si los mecanismos de medida nos indican que nuestras acciones no han acertado, hay que modificar los planes para obtener mejores resultados.

Tendremos que mejorar también en buenas prácticas para reducir gastos. Si nuestros presupuestos son reducidos, unos pequeños consejos que pueden ir bien:

Si dispone de tiempo para el marketing, pero requiere asistencia profesional en la estrategia, contrate a un profesional de la rama o en una pequeña empresa que le ayude a desarrollar el plan o apoyar una pequeña parte específica de este (anuncios, plan de medios, etc ...) Coja a un grupo de estudiantes en prácticas, o alguien que funcione también por objetivos.

Siempre hay maneras de ahorrar, pero recuerde aquello de que a veces las cosas baratas suelen salir al final caras.

El sexto mandamiento es que debemos ser moderadamente creativos.

Para no pasar inadvertido entre nuestros públicos en un mundo tan saturado de mensajes como en el que vivimos, es fundamental que nuestros materiales sean creativos, pero que nunca afecten a la comunicación de los mensajes principales.

Cuando prepare sus anuncios, comunicados, folletos, u otras formas de comunicarse con sus públicos, procure que se entienda con toda claridad las ventajas que usted ofrece y la actividad que se dedica. Hay un montón de anuncios tanto en las webs, la televisión como los periódicos o en las calles que son una maravilla en cuestiones de diseño pero en realidad no están ofreciendo ninguna ventaja del producto e incluso a veces no entiendes qué están vendiendo.

 Diez mandamientos VI de X

Debemos tener en cuenta el público al que va dirigido, de forma que el mensaje surja el efecto deseado entre nuestro mercado objetivo.

El otro día hablaba con el gerente de una de las principales empresas de una provincia de publicidad y me comentaba que cuando preguntan a la empresa para el briefing, la inmensa mayoría no lo tiene preparado.

Este hecho es verdaderamente preocupante, ya que, si soy una empresa que  quiero gastar parte del dinero que facturo con el esfuerzo de todo un equipo y con el mío propio y no tengo ni idea de que decirle a la persona que me debe poner en contacto con mi público, ¿Cómo podrá vender una promoción o un nuevo producto si no le se planteo mis ventajas, posicionamiento, segmentación, etc .?

Resumiendo, diseño si, creatividad siempre, pero con moderación y sin olvidar que lo que estamos haciendo es comercializar y comunicar unas ventajas competitivas, no exponer una obra de arte.

 

En esta tercera entrega, antes de hablar del tercer mandamiento recordaremos los dos primeros:

  1. DEFINIR quién es nuestro público objetivo (o target o segmento o cliente potencial, como quieran).
  2. INVESTIGUE A LA COMPETENCIA

Una vez hecho esto, llegamos al 3er mandamiento:

Aparte de conocer y criticar a los demás, que siempre es fácil, falta lo difícil, que es CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS.

Debemos analizar todo el conjunto de aptitudes y actitudes que tiene nuestra empresa para poder llevar a cabo una estrategia de marketing bien definida.

Aptitud2Factitud 

Muchos de mis clientes se quejan de que les pongo deberes, de que quiero que  hagan un análisis de su propia empresa. Lo que estoy buscando es si hay autocrítica y hasta qué punto ellos mismos se conocen como directivos y conocen su organización.

Antes de comenzar con un plan que queremos dé beneficios a la empresa tenemos que llevar a cabo una buena dosis de investigación y trabajo. Antes de contratar a alguien (trabajador o asesor), es importante que usted conozca los medios que tiene a su alcance,  sus puntos fuertes y débiles (si no, ya se lo pondrá el asesor de deberes, no se preocupe).

Dafo

Después, con un sólido conocimiento de las técnicas, podremos monitorizar el camino para llegar a una planificación de marketing.

Una vez hemos DEFINIDO quién es nuestro público, hemos INVESTIGADO a la competencia y realizado nuestro AUTOANÁLISIS,  seguiremos con el cuarto mandamiento: Planificar.

 

IV y V de X

 

Pongamos un símil de deportes: No creo que ningún equipo salga a jugar al fútbol, ​​baloncesto, balonmano, etc ... sin una planificación del partido; sin haber estudiado al contrario y tener una mínima idea de lo que harán en cada posible situación, porque el entrenador duraría dos días. Del mismo modo ningún especialista en marketing ni ningún empresario puede salir a la calle sin una planificación y una estrategia sólida. Las iniciales en inglés RACE son una fórmula que se ha utilizado durante décadas por los especialistas, y que significa investigar, planificar las acciones, comunicar y evaluar.

El primer paso de cualquier pequeño plan de marketing es hacer algo, aunque sea un poco de investigación, y aquí debemos incluir la recopilación de información sobre la competencia, que como decíamos siempre tenemos, el público y las posibles herramientas que tenemos a nuestro alcance. Después tenemos que preparar un plan de acción con su correspondiente aplicación temporal y presupuestar las acciones para organizar los trabajos y mantener la continuidad. La fase de comunicación se da cuando el plan empieza a funcionar con el plan de acciones, y para finalizar, siempre necesitaremos evaluar cómo está funcionando para realizar las correcciones o ajustes necesarios.

Piensen que la planificación es un tallo que va de arriba hacia abajo. Con esto quiero decir que empieza por una gran idea u objetivo, y que se detallando y derivando hacia acciones concretas y presupuestadas, y, lo que puede ser más importante, con la definición de los procesos y del "quién hace que" de cada acción.

Dicho esto, hay que seguir hacia el quinto mandamiento, y para poder tener éxito, este aspecto es clave, hay que ser constante.

La constancia es vital en cualquier plan de marketing. Para atraer la atención de nuestros públicos y fomentar una impresión perdurable en la mente de los consumidores, es necesario comunicar nuestros mensajes con constancia. Haga un análisis de sus frecuencias, ya sea en trípticos, folletos, anuncios, marketing online o cualquier otra forma de promoción externa para saber cuál es la mejor combinación para su empresa. Deben tener en cuenta que crear presencia lleva tiempo y que debemos ser pacientes.

Piensen sólo con las marcas que hacen publicidad en televisión, siempre están, no desaparecen, y si lo hacen sus ventas lo notan inmediatamente.

La constancia no sólo como comunicador, y tener paciencia con los resultados. El marketing no es una estrategia a corto plazo, piensen esto, hay que darle tiempo y dinero, pero el retorno de activos sí que es normalmente rentable si hacemos las cosas medianamente bien.

Retomamos esta serie de artículos con los mensajes clave del primero de ellos:

  • Una actividad constante y efectiva de marketing puede hacer la diferencia entre sobrevivir o fracasar
  • Es imprescindible catalogar el gasto, ya sea económico y/o de tiempo como una inversión.
  • Por muy apuradas que vayan las cosas, no es una inversión optativa

 

II de X

El primer mandamiento, recordemos es DEFINIR quién es nuestro público objetivo

 

Seguiremos con el segundo mandamiento: INVESTIGUE A LA COMPETENCIA.

 

¿Por qué?, ¿quién mandó que existieran personas o empresas que ofrecieran exactamente los mismos productos o servicios que nosotros...? dicho de otra manera, quien inventó la competencia?

 

Pues como hubo quien la creó, debemos conocerla como si fuéramos nosotros mismos.

 

Muchas veces entro en casa de un cliente y le pregunto: “usted, ¿Qué competencia tiene?”

No es infrecuente que me responda: “¿….yo? Yo no tengo competencia”.

diez mandamientos II de X v2

 

 

 

Piensen que siempre, siempre, hay alguien que está ofreciendo exactamente lo mismo que nosotros, algo muy similar o bien un producto o servicio sustitutivo, y su negación es el principio de nuestra ceguera y de la pérdida de una amplia cuota de mercado.... Por ejemplo, si tenemos un restaurante, todo el mundo come, ¿no?  Pero lo pueden hacer a otros restaurantes, en casa, con fiambreras, y mil variables más.

 

¿Cuál es la clave del éxito?, La respuesta parece simple, tan simple como difícil de implantar: ofrecer servicios y productos mejores, más rápidos y con menor precio (siempre que estemos en la misma categoría) que los de la competencia.

Compare objetivamente sus ideas de administración de la empresa con las de los demás:

  •        ¿Hacen mejor algunas cosas que usted?
  •          ¿Como se promocionan?
  •        ¿Obtienen buenos resultados?  

 

Si se marca unos cuantos indicadores de cómo funcionan sus competidores y les observan periódicamente (no de vez en cuando), podrá aprender de sus virtudes, que las tienen, seguro, y de las que podremos aprender, y de sus errores, para evitar caer en ellos.



Errores aciertos II de X