Toda persona que emprende un negocio, debe afrontar riesgos inevitables para él. Los buenos empresarios siempre planifican con mucha cuenta todo el gasto, tanto fijo como variable, para poder controlar perfectamente todas las posibilidades, y aun así, muchas empresas llevadas por empresarios de este tipo no llegan al año de vida y muchas otras más, no llegan a los 3 años.

Para mí, la diferencia fundamental entre los empresarios que cierran y los que no, es la dedicación a una actividad correcta según sus habilidades y en una actividad constante y efectiva de marketing, aparte de catalogar estos gastos como inversión.

El marketing no es un gasto optativo. A veces es el primer gasto que se corta cuando las cosas no acaban de ir bien, sin pensar que si se sobrepone a la mala situación será gracias a él, como decía un industrial de Barcelona de principios de siglo XX; cuando las cosas van mal, invierto en publicidad.

I de X

Esta serie de artículos no tiene otra intención que la de dar una pequeña orientación a los emprendedores que tengan el sentido común de utilizar el marketing (de manera oficial u oficiosa), y así poder desarrollar una estrategia coherente.

El primer mandamiento es siempre DEFINIR quién es nuestro público (o target o segmento o cliente potencial, como quieran).

Si le preguntas a un empresario quién es su público o clientes potenciales, muchos te contestarán, "Todo el mundo!", Y todo el mundo no lo tiene ni la Coca Cola, por muy extenso que sea su mercado. Debe saber específicamente cuáles deben ser sus clientes.

Empiecen por hacer un listado de sus características. Primero por cualidades geográficas, de alguna zona en particular?, son ricos o tienen alguna tipología de ingreso promedio?, están casados​​?

Por lo tanto, agrupe a sus clientes por categorías de las que pueda determinar sus características geosociales y los hábitos, y comenzará a ver los tipos de estrategias que funcionarán mejor con cada segmento de este mercado.

O usted se comunicaría igual con un chino que con un colombiano? Seguro que no, y por la misma razón no podemos comunicarnos igual con todos los segmentos ni vender todos los productos de la misma manera.

Por ejemplo, piensan que para vender vino a una persona debemos tener en cuenta sus ingresos mensuales, su situación geográfica o bien debemos vigilar más sus hábitos sociales, sus costumbres a nivel gastronómico o de hábitos y aprendizaje en el la hora de tomar una copita?.

Se trata siempre de disponer de la máxima información sobre los posibles targets con los que tenemos que trabajar, ya que siguiendo con el ejemplo, no será lo mismo vender una botella de (sin desmerecer a nadie) Marques de Cáceres a un Fariña, no?

 

Diversificar está de moda. Claro está, tiene que ver con la necesidad de incrementar presencia, facturación, resultados, etc.

Hasta aquí, estupendo, el mundo es de los valientes. Has leído bien, de los valientes, no de los suicidas… ¿Qué intento decir? Que, si crees que diversificar puede ser una buena estrategia para dar aire a tu negocio, es preciso que lo hagas con unos mínimos de garantías.

Tu objetivo principal será diseñar una estrategia comercial ganadora para cada uno de los nuevos segmentos que desees aborda

¿Cómo hacerlo?

DIVERSIFICAR

 

procedencia del dinero de las subvenciones 

Una vez delimitados los programas europeos, ahora el dinero de Bruselas llega a España. ¿De dónde procede el dinero de las subvenciones que se dan en España?

Pues muy fácil, o bien de los presupuestos de las diferentes CCAA y del estado o bien de programas de la UE solicitados por el estado o por las CCAA.

La principal destinación de los fondos suele ser las infraestructuras, por ejemplo hay que tener en cuenta que toda la infraestructura deficitaria de la alta velocidad está financiada por la UE, o todos los aeropuertos y pabellones también….

Pero vamos a lo que nos interesa y es que hacer cuando la empresa tiene un proyecto. Lo primero que hemos de averiguar es en que tipo de comunidad estamos, recordemos, zonas objetivo 1, 2 y 3, si estamos en zona 1 tenemos más posibilidades de que nuestro proyecto encuentre financiación.

Pero lo más importante es en estos momentos, si estamos en zona 3, pertenecer a un clúster.

CTA

Casi todo el dinero se está canalizando en estos momentos vía clúster. Los clúster manejan fondos provenientes de los fondos FEDER y del programa Horizon 2020, también es una buena solución para abrir mercados, oportunidades y contactos en el exterior.

Quedan los fondos directos a la I+D sobre todo por parte del CDTI (Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial) ente independiente dependiente del gobierno central, que ejerce la  misma figura que ACC10 en Catalunya, para que nos entendamos.

El CDTI ofrece préstamos, incluso al 0% para proyectos de desarrollo tecnológico, con una parte (10-15%) subvencionada a fondo perdido. También ofrece créditos para la adquisición de activos de programas innovadores a bajo interés. Ayuda a las empresas a gestionar programas con otros países, etc…

Quedan los fondos de formación, que hasta ahora han gestionado patronales y sindicatos y que están en plena reforma y los fondos de la seguridad social del 0,7% para formar a nuestros empleados que también está pendiente de la misma reforma. Ya se publicó en el BOE durante el último trimestre del 2015 la modificación de la misma y tiene que aplicarse en la práctica.

Siempre aconsejamos que si se tiene un proyecto, antes de empezar a invertir en él, se pongan en contacto con nosotros para poder evaluarlo por si puede acceder a algún tipo de ayuda.

 

 

Tener una buena idea no es fácil…pero más difícil aún es hacerla realidad. O al menos eso es lo que piensa la mayoría. Y no deben andar muy equivocados. Las cifras son categóricas: el 90% de los nuevos proyectos empresariales fracasan antes de 5 años.

Muchos son los factores que influyen en ese elevado ratio de fracasos. Sin embargo, y siempre según nuestro punto de vista, uno de los factores que más impacto tiene es no saber superar las dificultades para materializar la idea en acciones concretas.

Es importante comprender que una gran idea por sí misma no vale nada. Todo se trata de la ejecución. Si no eres capaz de traducir esa idea a acciones, priorizadas y planificadas en el tiempo, de evaluar los recursos de todo tipo que necesitarás para llevarla a cabo, y si no te sientes cómodo tomando decisiones importantes y riesgos, es muy probable que seas un buen “creador de ideas sin futuro”.

CTA

Ahora bien, metodología, autodisciplina, ganas de aprender y un buen acompañamiento pueden cambiar totalmente este escenario poco alentador.

Te dejamos unos sencillos trucos para elaborar un buen plan de acción:

  1.  Identificar todas las acciones necesarias para que tu idea se haga realidad
  2.  Analizar su impacto y el esfuerzo que requiere cada una de ellas
  3.  Priorizarlas
  4. Estructurarlas por temas y ponerlas en un calendario
  5. Añadir las variables ¿Quién? y ¿Cómo?

Y, desde luego, empezar a “hacer” y establecer una buena dinámica de seguimiento.

plan de acción

Continuamente nos encontramos ante la disyuntiva de una conversación que no tenemos muy claro cómo manejar. Las ideas se agolpan en nuestra cabeza. Nos preocupa la reacción del otro, estamos seguros de lo que queremos, pero no sabemos cómo vamos a convencerle de lo bueno que podría ser para todos que se implique en lo que proponemos...

Como casi todo, acaba por ser una cuestión de orden y preparación. Prueba con esta técnica la próxima vez, verás que funciona.

1

En primer lugar, define los objetivos de la conversación/negociación: define clarmentea de las metas que se pretenden alcanzar, especificandolas al máximo. Es importante no definir una gran cantidad de ellos, puesto que sería más difícil abarcarlos.

En segundo lugar, prepara tus argumentos. Se trata de razones, motivos o mensajes “de peso” (datos objetivos) para centrar y situar a la otra parte. Permiten justificar el objetivo planteado y dotarlo de credibilidad y solidez para hacerlo factible.

Después, piensa en las resistencias que puede argumentar la otra parte. A menudo nos encontraremos con resistencias ya sean de índole personal o profesional. Es importante manejarlas y anticiparse: dar la sensación de que se conoce a la otra parte y minimizar el impacto de las objeciones.

2

 

Por último, haz una lista de los beneficios que obtendrá el otro si se implica. Todas las personas tendemos a implicarnos más, en la medida en que conocemos lo que nos reportará una acción en sí misma. Es importante, igualmente, evidenciar los beneficios o “ganancias” que obtendrá la otra parte con su implicación.

¿Te ha resultado útil esta información? Cuéntanos tu experiencia

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.