A lo largo de los años que llevamos asesorando a empresarios y emprendedores, a menudo escuchamos esta frase: “Si trabajo tanto, ¿Por qué no me salen las cuentas?”

No me salen las cuentas 1

Recuerdo especialmente el caso de una persona que tenía una tienda con productos de elevada estacionalidad: vendía lo que quería de marzo a septiembre…y luego nada o casi nada, no daba ni para los gastos. Durante los meses de más facturación, estaba siempre de buen humor y se llevaba un buen sueldo a casa, que le daba para vivir bastante bien. Durante los meses de baja facturación, estaba siempre angustiada, incumplía pagos a proveedores, y apenas malvivía, llevándose los problemas de la tienda a casa. Tuvimos varias conversaciones al respecto. No era muy complicado. Se trataba sólo de diseñar la cuenta de explotación de la tienda, asignarse un sueldo igual todo el año, compatible con los ingresos y gastos anuales, y planificar los meses de sequía para afrontar los pagos con excedentes de los meses de abundancia. Jamás conseguí convencerla de hacerlo, ni aun regalándole el trabajo.

Guía 5 PL mas Budget

¿Os suena? Esta es una actitud muy típica del pequeño emprendedor y/o el comerciante. Si vendo pago a todos y gasto. Si no vendo, sufro, impago, me voy endeudando….y finalmente, si no ocurre un milagro…cierro. En nuestra humilde experiencia, la clave de ese 80% de iniciativas de negocio que fracasan en los primeros cinco años radica precisamente en este punto.

Trabajar mucho no asegura una adecuada gestión financiera. Muchas veces, el emprendedor o comerciante no cuenta con recursos (ya sean conocimientos o para subcontratarlo) suficientes para realizar esa tarea con bien. Y, ¡oh, sorpresa!, resulta que no está incluida en la facturita que le pagamos al gestor todos los meses: el gestor nos preparará los balances con lo que hayamos hecho con los ingresos y gastos, pero no nos dirá cómo gestionarlos.

Aquí es donde entran nuestras guías de Gestión Financiera. Disponemos de tres modelos distintos, a tres precios distintos, que pueden ayudarte a llevar las finanzas de tu pequeño negocio sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero, ni de contratar un contable.

Necesito un contable

Y puede que no te permitan trabajar menos, pero sí te permitirán saber adónde va tu dinero. Y, sobre todo, cómo repartirlo para que tu negocio tenga posibilidades de futuro. 

Hace un tiempo, como telón de fondo del lanzamiento de nuestro nuevo Blog unalimosnitaporfavor.com, publicamos un resumen acerca del perfil del emprendedeor español. 

 

Ahora, hemos elaborado este resumen acerca de la situación de los pequeños negocios en USA.

Como se puede observar, las diferencias son notables y dan que pensar. 

A nivel social, es evidente que la cultura emprendedora está mucho más arraigada en USA que en España. Existe un precedente antropológico nada despreciable. No podemos olvidar que Estados Unidos es el resultado de la migración de aventureros de todas las procedencias. 

Sin embargo, tal vez en ese "todas las procedencias" tengamos la semilla del que es hoy el emprendedor en España. En general, la cultura europea es mucho más conservadora y proteccionista, siendo sólo un pequeño porcentaje quienes disponen de ese espíritú de riesgo que cualquier iniciativa requiere. 

La crisis económica, que ha afectado muy duramente al colectivo de directivos por cuenta ajena, ha traído un importante crecimiento del autoempleo como solución  y, por tanto, del número de pequeños negocios que salen al mercado continuamente. Pero las estadísticas son crueles: un 80% de la iniciativas españolas morirán en los primeros cinco años, mientras que en USA esa cifra se reduce al 50%. ¿Dónde están las causas de esa diferencia?

Empecemos por las políticas proteccionistas (al empleo por cuenta ajena) a las que estamos acostumbrados: es difícil generar espíritu de riesgo en un pueblo que sabe que puede disfrutar de dos años de colchónn financiero a través del paro. Por otro lado, la política de apoyo al emprendimiento es únicamente publicitaria. La realidad es que el autónomo español es el más perseguido y peor tratado del mundo: las cuotas más caras, inflexibilidad total ante las situaciones de tensión de tesorería, falta de crédito, y un largo etcétera. 

Más allá del entorno geo-socio-político, encontramos las razones relacionadas con el perfil profesional del emprendedor español. El 83% afirma necesitar formación y/o apoyo en cuestiones de gestión empresarial. Pero sólo un 15% aprovecha los fondos europeos a la formación empresarial. Lo cual denota cierta falta de coherencia entre lo que necesitamos y lo que hacemos para conseguirlo. 

Por tanto, podemos concluir que invertir en nuestro propio desarrollo personal y profesional puede ser la llave que nos abra el baúl del tesoro para incrementar nuestras posibilidades de éxito. 

 

 

Si llevas a tu hijo al pediatra 

Estamos acostumbrados, y nos parece lógico, a cuidar de forma preventiva de aquello que es importante para nosotros.

Nuestros hijos van al pediatra, como mínimo, una vez al año para comprobar que su estado de salud general y su evolución y crecimiento son óptimos.  

Llevamos nuestro coche a revisión como mínimo una vez al año, para asegurarnos de que todo está en orden, e incluso para tenerlo dentro de la ley si tiene más de cuatro años (la ITV es obligatoria a partir de esa fecha).

Tu coche a revision

 

Solemos ir nosotros mismos a revisar algunos aspectos de nuestra salud periódicamente.

y vas t mismo a un chequeo

 

Sin embargo, cuando se trata de nuestros negocios suele resultarnos difícil encontrar el momento para reflexionar acerca de la evolución del mismo. En nuestros años de profesión, hemos podido constatar que las empresas sólo se “ponen en marcha” para realizar trabajos de análisis cuando detectan un problema concreto.

Por qu no analizas la salud

Pero, ¿Y si adquiriesen la costumbre de “hacerle una revisión” anualmente? ¿No sería esta una buena medida para garantizar que todo va bien, que se sigue el camino correcto? Y, sobre todo, para garantizar buenos resultados y rentabilidad.

Desde Talent & Value queremos contribuir a implantar esta medida preventiva, con un concurso a través del que sorteamos cinco revisiones preventivas para vuestros negocios. El trabajo está valorado en 1.500€

Pincha en el enlace para participar 

 

Dicen que el número de peces que uno pesca es proporcional al número de anzuelos que se lanzan....

Ahora muchos de vosotros me diría que hay otras modalidades, como "el arrastre" etc…, e incluso la dinamita. Y yo os diría.... ¿Eres Carrefour, Eroski, Zara?  ¿Verdad que no?, entonces pescas con anzuelo.

1anzuelo vs muchos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En tiempos de crisis, ¿Por qué el primer gasto que nos cargamos siempre es el de marketing, es decir, todo el gasto relacionado con el mercado?

Y después, fijaos por ejemplo en las ofertas que hay ahora en las bolsas de trabajo, que se busca.... se buscan comerciales. Es decir, pedimos anzuelos....

Y siguiendo con las alegorías, ¿Qué hago con un anzuelo si no tengo un buen cebo? Y si tiene cebo, ¿Es el idóneo para ir a pescar el pez que buscas? ¿Y te has puesto en el lugar idóneo, o estás demasiado cerca de las rocas o demasiado en la arena? ¿Estás tirando la caña demasiado lejos, a la profundidad correcta?

Siempre pasa lo mismo. Cuando hay abundancia, todo el mundo sabe pescar, porque tires como tires algo sacas... y cuando no hay pescado, ponemos más cañas y algo pescaremos.... no perderemos nunca el tiempo en pensar cómo debemos hacerlo o de planificar o a qué playa debemos ir....

descartes

Por lo tanto tenemos que empezar como  Descartes, poner en duda todo para mirar si es realmente necesario tirar muchos anzuelos o nos es rentable esta estrategia. O bien necesitamos tirar muy pocos anzuelos en lugares muy especiales o disponemos de presupuesto para tirar muchos anzuelos en pocos o muchos lugares?

No es lo mismo ir a buscar la merluza que el atún, no se utilizan los mismos utensilios ni se encuentran en el mismo lugar ni a la misma profundidad y creo que tampoco en la misma época del año.

Dejamos las alegorías. No podemos dejar de invertir en lo que a medio corto plazo nos llevará a tener ingresos en la empresa. Es decir, tenemos que invertir en pensar... ya sea desde dentro o desde fuera. Debemos coordinar los pasos y más en tiempos de crisis. Poner muchos comerciales en la calle no significa ser eficiente en ventas, incluso puede ser contraproducente y puede poner en peligro nuestras estrategias o como diríamos dañar cañas y anzuelos que luego no podremos aprovechar y zonas de pesca que luego nos serán inútiles.

¿Cuántas veces hemos visto empresas que han empezado, como se está haciendo, a poner fuerzas de ventas para aumentar la cifra de negocio, sin ninguna o nula preparación? ... Y luego cuando el mercado te devuelve con un posicionamiento bajo esta tipología de acciones, luego, vienen las quejas y vas a buscar especialistas que te lo arreglen.

No digo yo que sea absolutamente necesario disponer de especialistas, de lo único que tenemos que disponer es de sentido común.

Al final todo se reduce a pensar las cosas y poner las estrategias adecuadas para alcanzar los objetivos según la filosofía de la empresa o del pescador.

Lo que vais a ver en nuestra viñeta puede parecer imposible, surrealista, raro, la anti-atención al cliente...pero...es una anécdota real. Y en cuanto la vivimos nos pusimos a pensar en este artículo. 

¿Cómo espera sentirse tratado el cliente?

AtencionalCliente por pepgv

 

Aunque parezca "de libro" o de "P3 de gestión de empresa", no es infrecuente encontrar que se trata al cliente como si se le estuviese haciendo un favor. Siempre hemos defendido que el cliente es el centro de cualquier iniciativa empresariañ. Y muchas de ellas fracasan por diversos motivos. Uno de los principales pueede ser este. Mientras el cliente esté  cautivo de nuestro producto/servicio, no habrá problema. Pero, ¿Qué pasa si puede ir a buscar lo mismo a otro sitio donde le traten mejor?¿Qué harías tú?

Es tan sencillo como reflexionar sobre lo que esperas encontrar cuando el cliente eres tú. A continuación te daremos algunos trucos. Nada originales, pero por sabidos a veces olvidados. 

  • Si estás en un establecimiento, saluda al cliente que entra durante los primeros 30 segundos, aunque estés ocupado, transmítele que te has dado cuenta de que ha entrado. Si atiendes por teléfonoo, identfícate, y pregunta en qué puedes ayudar. Y no olvides sonreír.
  • Interésate por los deseos del cliente, investiga qué desea, trata de encontrar los motivos emocionales que hay detrás del producto o servicio que le interesan. el 80% de la decisión de compra tiene que ver con ellos.
  • Argumenta las caracterísicas del producto o servicio que intentas vender, poniéndolo en relación con los deseos y necesidades del cliente.
  • Ofrece una pueba que despeje sus dudas.
  • Sé claro, conciso y transparente en las condiciones de venta.
  • Identifica cuándo es un buen momento para cerrar la venta, y no lo dejes pasar.

Y, sobre todo, durante todo el proceso, sé extremadamente amable y educado. 

¿Quires saber más? Obtén nuestra guía gratuita en nuestra sección "Las Guías del Emprendedor"