Según las estadísticas, el tiempo promedio de #contratación es de 39 días, mientras que los mejores #candidatos están fuera del mercado laboral en solo 10 días. El proceso de #reclutamiento se está alargando, ya que cada vez hay más posiciones para candidatos altamente cualificados disponibles, y esos puestos generalmente requieren un proceso de selección más largo e intenso.

acelerar proceso blog 1

Teniendo en cuenta la creciente demanda de trabajadores altamente cualificados junto con la disminución de la oferta, la guerra por el #talento se está volviendo cada vez más feroz. Por eso es más importante que nunca que los reclutadores y las empresas actúen rápidamente. De lo contrario, corren el riesgo de perder a sus empleados ideales. Frente a este nuevo #desafío, es inevitable que nos hagamos la pregunta: ¿cómo podemos acelerar el proceso de reclutamiento?

¿Qué nos está frenando?

Primero, hablemos sobre lo que podría estar impidiéndonos un proceso de reclutamiento rápido. Entendemos que la decisión de contratar a una nueva persona no debe tomarse a la ligera. Las buenas decisiones de contratación llevan tiempo. Sin embargo, puede haber factores específicos en su proceso de contratación que actualmente lo están ralentizando, como:

1. El viejo concepto de "contratar despacio, despedir rápido"

Como reclutador, debes haber escuchado esta frase muchas veces en tu carrera. Puede sonar lógico para algunos: contratar despacio = tomarse el tiempo para conocer a sus candidatos + seleccionar candidatos desmotivados en su puesto actual para contratar al mejor candidato, ¿verdad? Pero en realidad, hace más daño que bien. El reclutamiento lento molesta a las personas, y la mayoría de los candidatos no se quedarán porque tienen otras oportunidades.

Este caso es especialmente crítico si se trata de candidatos en búsqueda activa. Si el proceso se alarga, deriva en una alta tasa de abandono de candidatos, un grupo débil de candidatos y una mala experiencia del candidato. Por tanto, si aún no lo has hecho, es hora de deshacerse del pensamiento de "contratar despacio" y cambiar la forma de ver el reclutamiento.

2. Tareas repetitivas

Es posible que esté demasiado familiarizado con tareas mundanas y repetitivas, como programar entrevistas o responder manualmente las preguntas repetidas de los candidatos. Automatizar estas tareas puede ahorrarte mucho tiempo que puedes dedicar a actividades más importantes, como entrevistar a solicitantes o crear la estrategia de tu marca empleadora.

Que nos está frenando

3. Procesos de detección complicados

Al buscar al empleado adecuado, es extremadamente importante comprobar si el candidato se ajusta a la cultura de tu empresa y tiene la personalidad adecuada. A veces es incluso más importante que sus habilidades y cualificaciones. Por esta razón están en auge métodos de detección como presentaciones grupales, pruebas de coeficiente intelectual y pruebas de personalidad. El uso de uno de estos métodos solo una vez en el proceso de reclutamiento puede darlt una idea de cómo el candidato se ajusta al equipo y al puesto. Sin embargo, el uso de estos métodos varias veces en el proceso, junto con otros métodos de evaluación más comunes, como entrevistas telefónicas y verificaciones de referencias, probablemente lo retrasará, molestará a tus candidatos e incluso te hará más difícil tomar una decisión porque podrías ahogarte en demasiada información sobre cada candidato.

Si vas a Glassdoor o prácticamente a cualquier plataforma de redes sociales, te encontrarás con candidatos que expresan su frustración con los procesos de contratación que involucran varias etapas de selección. Además del período de tiempo, la cantidad de estrés que conlleva esperar y pasar una prueba tras otra es una experiencia insoportable para muchos candidatos.

4. Tener “demasiada comida en el plato”

Cuando estás sobrecargado de trabajo, el proceso de contratación se ralentiza naturalmente. Con demasiada frecuencia, los reclutadores se ven obligados a manejar múltiples aperturas más allá de su capacidad y terminan realizando múltiples tareas, lo que puede resultar en una mala toma de decisiones.

¿Cuál es la solución? Entrevistas de video pregrabadas

Sí, me has leído bien, las entrevistas de video pregrabadas son la mejor manera de acelerar tu proceso de contratación. Te explicamos cómo:

1. No más horarios de coordinación

La programación puede ser una pesadilla logística, pero en las entrevistas de video grabadas no hay necesidad de eso, esa es la razón principal por la cual las entrevistas de video superan a las entrevistas telefónicas. Graba tus preguntas de la entrevista en video, establece una fecha límite para los candidatos, y los candidatos son libres de elegir cuándo y dónde grabar sus respuestas.

2. Conoce a la persona real detrás del currículum

Una imagen realmente vale más que mil palabras. Un video puede decirte mucho más sobre una persona que un currículum escrito. Al hacer las preguntas correctas, puedes identificar y evaluar las habilidades físicas y sociales del candidato y evaluar su personalidad. En lugar de realizar varias pruebas previas al empleo, ¡todo lo que necesitas es una buena entrevista en video! Como resultado, ahorra aproximadamente el 50% del tiempo en el proceso de selección y el proceso de entrevista cara a cara.

Solución videoentrevista

4. Ahorra tiempo en informes y comunicación

El proceso de contratación involucra a varias personas clave (candidatos, reclutadores y clientes internos) y es importante que se comuniquen entre sí sobre el proceso. Dicha comunicación puede volverse rápidamente caótica y consumir mucho tiempo, pero no tiene por qué ser así. En lugar de enviar correos electrónicos o mensajes a cada persona involucrada en el proceso, las entrevistas en video os permiten ver las respuestas de los candidatos, revisarlas, tomar notas y dejar comentarios que sean visibles entre sí. Hacen que el proceso sea mucho más organizado y transparente.

Beneficios adicionales: mejor experiencia del candidato y de tu employer branding

El video es un método maravilloso para darles a tus candidatos una idea clara de quién eres como empleador. Puedes usar videos para mostrar vuestra cultura corporativa y construir una marca de empleador fuerte, que os ayudará a contratar a los mejores talentos. En nuestra Encuesta de Candidatos de 2019, descubrimos que los candidatos ven a las empresas que utilizan métodos modernos de reclutamiento como las entrevistas en video como innovadoras y atractivas. También aprendimos que el 83% de los candidatos están satisfechos con su experiencia en entrevistas en video. Es importante resaltarlo, ya que entre el 80 y el 90% del talento puede cambiar de opinión acerca de un rol o empresa, dependiendo de la experiencia de su candidato.

Las entrevistas en video pueden acortar enormemente vuestro tiempo de contratación, al tiempo que fortalecen la interacción con vuestros clientes internos, y os ayudan a encontrar a las personas adecuadas más rápido. Si estás listo para aumentar tu eficiencia en los procesos de reclutamiento, comienza con RecRight.

¡Puedes solicitar una demo y/o prueba gratuita contactando con nosotros!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente: artículo traducido y adaptado por Virignia Velert sobre el original escrito por Saya Tueleutayeva, Content Marketer de Rec Right