abuelos cartel Este pasado domingo me miré la película @buelos. La verdad es que las expectativas que tenía eran más bien bajas, pero al final me fui enganchando y la disfruté bastante. 

Se me ocurren muchas cosas para decir al respecto. Por ejemplo, que partiendo de una serie de topicazos de moda (lo de emprender, la invisibilidad laboral de los mayores de 45 años, la dificultad en las relaciones profesionales y personales...) consigue aportar una mirada amable e incluso ligeramente cómica a un gravísimo problema social que estamos viviendo. 

Me hizo mucha gracia lo ridículos que parecemos, a los ojos de los profanos, los que vamos de "expertos" en este mundillo del #Star Business System, en el que todo son palabros y mensajes grandilocuentes para transmitir ideas que, en el fondo, son los de toda la vida: que las iniciativas pueden ser buenas, mediocres o malas, pero que si no las analizamos con un poco de detalle son "crónica de una muerte anunciada". Que, para esto de emprender (o montar un negocio, que es lo mismo), que ahora parece la panacea, hay que estar dispuesto a darse muchos batacazos, y a levantarse después de todos y cada uno de ellos. Que no estamos exentos de sufrir o disfrutar los factores #suerte, #Murphy y algún que otro tropiezo más. Que la sociedad y el Sistema Financiero son sumamente crueles con los que empiezan...y también con los que ya llevamos años en un negocio. Ya lo dijo Mark Twain: "El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover".

Me gustó el puntito de realidad del #speaker que, en el fondo, también tiene sus debilidades y necesita que lo apoyen. Porque, oigan, hoy en día parece que los speakers del mundillo de los #negocios sean personas intocables, inasequibles al fracaso, super héroes. Pero siempre hay detrás una verdad más prosaica: que son humanos, y que también pueden tener los pies de barro. 

Por lo demás, divertida, con algunos puntos de emoción que nunca sobra si es comedida. 

Y el final...pues bastante original, pero me dejó un sabor agridulce. ¿me imaginé yo el mensaje de que, al final, el éxito, aunque sea en otra versión, es la consecuencia lógica? Porque esa fué la lectura que yo hice. Muy optimista, desde luego. Sé que es película, y que a la gente nos gusta que acaben bien. Pero hay otra realidad. La de los que en ese intento, lo perdieron todo, hasta la salud. La de los que acabaron en un oficio siete u ocho peldaños por debajo de lo que se habían ganado a lo largo de toda una carrera de esfuerzo. La de los que fueron "aparcados" por sus familias y amigos cuando empezaron a "pintar bastos". 

Es bueno, muy bueno, que podamos abordar con humor una realidad que no tiene nada de graciosa. También es bueno que no ninguneemos a los que no lo consiguieron. Puede que lo intentaran más y mejor. 

Así que este artículo va dedicado a todos los #emprendedores, los de #exito y los que no lo consiguieron